El ligamento lateral interno de la rodilla o colateral, se sitúa en la cara interna de la rodilla, se lesiona en la práctica deportiva.

 

   En la práctica deportiva la lesión del ligamento lateral interno de rodilla, es muy común. La debilidad y acortamiento de algunos músculos es un factor predisponente para que el ligamento esté muy tenso y acabe lesionándose.

 

   Tratamiento lesión del ligamento lateral interno de rodilla:

 

   Recordemos que la afectación del ligamento lateral interno de rodilla, se da en un movimiento de valgo forzado, la rodilla hacia dentro en una aducción de cadera con rotación interna de la misma es la posición más fácil de lesionárselo. Para contrarrestar los movimientos de rotación interna y aducción de cadera hay que tener unos rotadores internos y aductores estirados y no acortados, por lo tanto tendremos que estirar los músculos aductores especialmente que además de hacer la aducción, llevar la pierna hacia dentro, rotan la cadera hacia interno.

 

   No olvidar el piramidal con flexión de cadera, que se comporta como rotador interno, también habrá que estirarlo para tratar la patología del ligamento lateral interno de rodilla. Para estirar los músculos aductores de cadera podemos hacerlo con el clásico estiramiento de aductores, en el que nos ponemos de pie, abrimos las piernas y doblamos una pierna para estirar la contraria y viceversa.

 

   Estiramiento de aductores para ligamento lateral interno de rodilla en Fisioterapia Deportiva:

 

   Desde esa posición vamos a estirar el grupo anterior, formado por el pectíneo, aductor corto y largo, manteniendo ambos pies pegados al suelo. Mantendremos el tronco recto unos 20 o 30 segundos y cambiaremos de pierna. Volveremos a repetirlo pero esta vez con el tronco adelantado y las manos tocando el suelo para añadir más rotación externa de cadera, siempre cuidando que no duela la cara interna de la rodilla y por ende el ligamento lateral interno de rodilla.

 

   Volvemos a la posición inicial y ahora lo que vamos a hacer es apoyar solo el talón de la pierna que vamos a estirar y dejar el pie mirando hacia arriba para favorecer más la rotación externa de cadera. Igual que el anterior mantendremos el tronco recto entre 20 y 30 segundos y luego cambiaremos de pierna. Una vez terminad haremos el mismo movimiento con el tronco inclinado para apoyar las manos en el suelo e incidir más en la rotación externa de cadera. Este estiramiento estirará el grupo más posterior, aductor mayor y grácil o recto interno, igual que antes tenéis que cuidar que no os moleste el ligamento lateral interno de rodilla.

 

   Una vez estirados estos grupos habrá que fortalecerlos y también los antagonistas, para cuidar el ligamento lateral interno de rodilla. En próximas entradas los explicaremos. Para cualquier consulta puedes consultar en la clínica de Fisioterapia Deportiva y Osteopatía, nos encontramos en el barrio de Goya, cerca del parque del Retiro en Madrid.

Add Your Comment