La insuficiencia del tibial posterior ocasiona problemas de pisada, tendinopatías Aquíleas, rotulianas e incluso trocanteritis (cadera).

 

   Anatomía del tibial posterior:

 

   El músculo tibial posterior, es un músculo de la cara posterior de la pantorrilla, está cubierto por los gemelos. Se origina en la cara superior y posterior de la tibia, peroné y membrana interósea. Su tendón pasa por detrás del maléolo interno de la tibia y acaba insertándose en el escafoides, los 3 cuneiformes y en las bases del II, III y IV metatarsianos.

 

   Función del tibial posterior:

 

   Las funciones del tibial posterior son la flexión plantar, es decir contribuye a la elevación de los talones, aducción del pie, gira el pie hacia dentro y supinador del mismo, inclina el pie hacia dentro lo que aumentaría el apoyo en la cara externa del pie. Además es estabilizador de la bóveda plantar. Su insuficiencia puede ocasionar un pie pronador y/o plano.

 

   Patología del tibial posterior en fisioterapia deportiva:

 

   La insuficiencia del tibial posterior, puede llevar a la aparición de patologías tales como:

   

   -Una mala pisada, pie plano, pronado o ambas.

   -Periostitis del tibial posterior.

   -Tendinopatía del tibial posterior

   –Síndrome del túnel tarsiano.

 

   El pie pronado se da cuando el arco plantar interno cede y el peso cae en la cara interna de la pierna, esto hace que la rodillas se vayan hacia dentro en un valgo de rodilla y que haya una mala alineación entre el tobillo, rodilla y cadera.

 

   Este desequilibrio del tibial posterior puede ocasionar problemas de tendinopatía rotuliana por un mal alineamiento, condropatíasesguinces del ligamento lateral interno y del cruzado anterior e incluso problemas de cadera como trocanteritis debido a la distensión de la musculatura que cede ante la insuficiencia del tibial posterior.

tibial posterior

    En el caso de la periostitis del tibial posterior, el músculo tira de su inserción en la tibia y aparecen dolores en la cara interna de la tibia, debido a la inflamación de la parte más externa del hueso.

 

   La tendinopatía del tibial posterior, es una inflamación del tendón, de la vaina sinovial que lo recubre, o una degeneración del mismo, ocasionando un dolor justo por detrás del maléolo interno, la bola de hueso, interna del tobillo, que a veces se confunde con una tendinopatía Aquilea. 

 

   De hecho la mala alineación del tobillo debido a la insuficiencia del tibial posterior, hace que el tendón de Aquiles no absorba el impacto de manera homogénea y pueda inflamarse al igual que pasaba en la tendinopatía rotuliana.

 

   Finalmente, en personas con mucha insuficiencia del tibial posterior en la que la bóveda plantar cede mucho, se produce un aumento de fricción en el túnel del tarso, un espacio que lo atraviesa en el nervio tibial, si se comprime o roza mucho contra otra estructura puede inflamarse la vaina del nervio e incluso destruirse

 

   El síndrome del túnel tarsiano puede producir dolores en el territorio sensitivo, especialmente el del nervio calcáneo, que duele el talón por dentro y se suele confundir con fascitis y los nervios plantar lateral y plantar medial que ocasionaría problemas en los músculos plantares y dolor en la planta.

 

   Tratamiento del tibial posterior en fisioterapia deportiva:  

 

   Para el tratamiento de la insuficiencia del tibial posterior en fisioterapia deportiva, hay que estirar el peroneo lateral largo que es antagonista en dos de sus funciones y sinergista en el mantenimiento de la bóveda plantar y luego fortalecerlo con ejercicios específicos.

 

   Ejercicios para el tibial posterior en fisioterapia deportiva:

 

   Una de las mejores maneras de tratarlo y más sencilla es con la ayuda de un Bosú, ya que obligará al tobillo a trabajar lateralmente y solicitará al tibial posterior. A través de sentadillas y elevaciones de talón sobre el Bosú estimularemos el músculo y podremos recuperarlo.

 

   Otro ejercicio clásico para el tibial posterior, consiste en elevar los talones y estar atento que queden mirando hacia dentro, es decir en varo de calcáneo y no en valgo de calcáneo.

 

   Para estimular más el tibial posterior mediante ejercicios de elevación de talones, se puede poner una goma que tire de las dos piernas hacia dentro o una pelota de tenis entre ambos calcáneos.

 

   Podemos hacer hasta 3 series de 15 repeticiones, bajando en 3 segundos y subiendo en otros 3 de dos de los 3 ejercicios propuestos para el tibial posterior.

    Estiramiento tibial posterior:

 

   Igual que un estiramiento de gemelos, pero cruzando la pierna del pie que queremos estirar por detrás de la que no estiramos.

estiramiento tibial posterior

    Para más información acerca de ejercicios del tibial posterior, del tratamiento de la insuficiencia del tibial posterior o cómo puede afectar la rendimiento deportivo e incluso a la vida diaria, debido a una mala pisada, podéis poneros en contacto con nosotros, a través del correo, teléfono o hacernos una visita en nuestra clínica de fisioterapia deportiva y Osteopatíaen Goya, próxima al Retiro, en el barrio de Salamanca, en Madrid.

 

 

 

Add Your Comment