Electrolisis percutánea

¿Qué es la electrolisis percutánea?

 

   La electrolisis percutánea, EPI o EPTE, es un técnica de fisioterapia invasiva, que consiste en aplicar una corriente galvánica a través de una aguja en una estructura afectada, como puede ser un tendón, en un proceso de tendinopatía, más exactamente una tendinosis, ligamentos o músculos que tras una mala cicatrización, su estructura no ha quedado bien reparada o en nervios.

   ¿Cómo funciona la electrolisis percutánea?

 

   La corriente galvánica produce un foco inflamatorio, que sumado a estímulos mecánicos, como ejercicio terapéutico, ejercicios concéntricos, excéntricos, isométricos o todos ellos combinados, promueven una correcta reparación de la estructura afectada. La corriente galvánica, EPI o EPTE no cura por sí sola, pero ayuda a tratar el foco de la lesión produciendo ese foco inflamatorio para iniciar el proceso de reparación.

Electrolisis percutánea más fisioterapia:

   

   Teniendo en cuenta el tamaño de la aguja, una diminuta aguja de acupuntura y el tamaño de las estructuras, un tendón rotuliano por ejemplo, sin apoyo ecográfico es fácil pinchar cerca de la zona degenerada, en este caso la zona hipoecoica en la que los ultrasonidos del ecógrafo, no rebotan bien y pinchar cerca de la lesión pero no en el foco exacto lo que retrasaría los tiempos de recuperación y no permitiría la recuperación total.

En caso de otras estructuras como el ligamento lateral externo del tobillo, pasa una arteria muy cerca y podemos romper la arteria y no las zonas de mala cicatrización del ligamento.

   ¿Por qué tratarse con fisioterapia invasiva?

 

   Las lesiones traumáticas como los esguinces derivadas de la práctica deportiva o de malas pisadas, si no se curan bien cursan con recidivas, inestabilidad de la articulación y roturas completas de ligamento, en el caso de los tendones, los procesos degenerativos imposibilitan por ejemplo la marcha o la práctica deportiva. Para ello estas técnicas están recomendadas siempre con un buen diagnóstico fisioterápico. Ademas la ecografía en fisioterapia, permite ver que el dolor en el tendón sea por una calcificación, para optar en ese caso por un tratamiento de fisioterapia invasiva que pueda deshacer la calcificación.

 

   ¿Dónde tratarse con fisioterapia invasiva?

 

   En Fisiosesto contamos con equipos de electrolisis, EPI o EPTE, más el uso de ecógrafo para localizar el foco exacto de lesión, al encontrarse la clínica de fisioterapia deportiva y osteopatía en el Barrio de Salamanca, en el distrito de Goya, en el centro de Madrid, la accesibilidad es muy buena, permitiendo que cualquiera que viva en Madrid pueda acercarse en transporte público, sea en Metro, a través de las paradas de Goya o Príncipe de Vergara o con los autobuses que paran en la calle O'Donnell, Felipe II o cerca del Retiro.