Fisioterapia geriátrica

Fisioterapia geriátrica

Fisioterapia en la tercera edad

Qué puede hacer la fisioterapia en la tercera edad para mejorar el estilo y calidad de vida de los más mayores.

La tercera edad es aquella etapa de la vida que suele coincidir en el mundo occidental con la etapa de jubilación, es decir 65 años, dentro de poco será más o directamente no habrá. Realmente, es el inicio de las últimas décadas de vida y en las que se produce un deterioro del cuerpo humano que explicaremos a continuación.

Recordemos que la fisioterapia es una de las ramas de las ciencias de la salud que trata las enfermedades a través de agentes físicos o artificiales, originalmente frío y/o calor y electroterapia respectivamente.

Actualmente la fisioterapia ha evolucionado mucho, incluyendo ejercicio terapéutico y muchos más medios como la fisioterapia invasiva, que con Eco permite diagnosticar de manera más precisa, vendajes que mejoran la sintomatología de las enfermedades y el mejor estudio de la biomecánica que permite identificar la musculatura débil para trabajarla y la inclusión de ejercicios de Pilates para las dolencias de espalda.

Cambios en el cuerpo de la tercera edad

Volviendo a la tercera edad, se producen cambios en el sistema musculoesquelético, como la sarcopenia, que es la pérdida de masa muscular, se traduce en pérdida de fuerza, movilidad y dolores, osteoporosis, pérdida de masa ósea, puede ocasionar más dolor y riesgo de fracturas, artrosis, degeneración del tejido cartilaginoso, también dolorosa.

También a nivel neurológico se pierden sinapsis en las neuronas, sumado a la jubilación y falta de actividad, el cerebro puede que se reblandezca un poco o en algunos un mucho. El resto de sistemas también se ven afectados, como el metabólico y por ende el páncreas, el corazón y pulmones por una menor actividad, el sexual por menor producción de testosterona en el caso de los hombres.

Beneficios de la fisioterapia en la tercera edad

Los beneficios más típicos o visuales, pensando en una consulta de fisioterapia, serían los masajes para las contracturas y la electroterapia y termoterapia como TENS y parafina respectivamente para los dolores de las enfermedades crónicas.

Esto era antes, actualmente, se puede prescribir ejercicio terapéutico, evaluando la musculatura y tonificándola. Por ejemplo, el caso característico de las rodillas y la artrosis. El fisioterapeuta, podría evaluar el tono del cuádriceps y mandar ejercicios en un rango de movimiento, que no ocasione más desgaste de cartílagos.

Además podría evaluar mediante test, si hay otros músculos como glúteos, en especial el medio, que están débiles y aumentan el valgo de rodilla. Acortamiento de gemelos e isquios que aumentan la presión en la rodilla e incluso ejercicios de abdomen o core para estabilizar la pelvis y sujetar mejor las articulaciones. Podría prescribir un programa de ejercicio terapéutico personalizado para cada paciente de tercera edad.

Los beneficios de hacer ejercicio son de sobra conocidos, aumento de la masa muscular, ósea, mejor alineación articular, disminución de la tensión arterial, mejora de la capacidad pulmonar y aumento de la testosterona, por lo tanto no hay excusa para no acudir a un fisioterapeuta y beneficiarse del ejercicio terapéutico. El ejercicio mejora la sinapsis entre las neuronas y otras funciones cerebrales.

En el caso de la movilidad articular, el fisioterapeuta en los pacientes de tercera edad, puede mediante estiramientos mejorar la flexibilidad de las articulaciones y mejorar los dolores articulares.

Otras de los beneficios de la fisioterapia en la tercera edad sería el tratamiento con fisioterapia respiratoria, en el que aquellos pacientes que presenten enfermedades obstructivas, en las que cueste coger aire y el volumen esté disminuido, puedan aumentarlo y tener más resistencia para las actividades de la vida diaria.

Otra de las opciones es combinar la fisioterapia en la tercera edad con el cuidado de las personas mayores a través de los cuidadores a domicilio.

Para más información sobre fisioterapia en la tercera edad, no dudes en consultarnos, la clínica de fisioterapia deportiva y osteopatía se encuentra en el distrito de Salamanca, en el barrio de Goya, cerca del parque del Retiro en Madrid.

Rellena el formulario y te contestaremos lo antes posible.

¿Alguna pregunta?

En el presente formulario se le recaban los datos necesarios para responder a la consulta formulada. Por lo tanto, si está de acuerdo, marque la casilla correspondiente:

El responsable del tratamiento, CLÍNICA FISIOSESTO, le informa de sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad de datos u oposición, incluida la oposición a decisiones individuales automatizadas, así como el ejercicio de derechos ante la autoridad de control. Para más información consulte la política de privacidad.

¿Donde nos encontramos?

La clínica está situada en el barrio de Goya, en el distrito del barrio de Salamanca, cerca del parque del Retiro, en el centro de Madrid.

Dirección: Calle Duque de Sesto, 19, 28009 Madrid

Metro: Paradas de metro de Goya, Príncipe de Vergara y O’Donnell. 

Autobús: En autobús las líneas son la 2, 28, 146, 152, N6, E2, E3 y C2.